Caminar por la Roma

Nuestra ciudad, en la delegación Cuauhtémoc acoge a uno de los barrios obligados por conocer en el D.F. La Roma destaca por sus innovaciones: calles amplias con camellones, como el de Orizaba; avenidas arboladas y anchas como la de Insurgentes (antes Veracruz), y Álvaro Obregón (antes Jalisco). Tenemos un boulevard parisino en la ciudad.

La Roma es la colonia de México, sí, por la nomenclatura de sus calles. Al igual que la Condesa, utiliza los nombres de estados y ciudades de la República Mexicana. Por un momento estás en Zacatecas, en una de las dos plazas que tiene: Plaza Ajusco (Luis Cabrera). Que dicho sea de paso, me gustaría animarte para que la próxima vez que andes en este barrio, te sientes en una de las bancas y admires tu alrededor. Si te da hambre regresa a Zacatecas, a PizzaBrosa, y prueba sus distintas pizzas. Luego camina por Guanajuato, entre Monterrey y Tonalá, y encuentras Masa Madre, un taller de cocina que en realidad es panadería, cafetería, comedor, y barcito para el tapeo. O si te detienes en Jalapa, encuentras Zapote, comida mediterránea y mexicana. (También hay pizzas)

Caminar por la Roma es detenerte a mirar su arquitectura. En ella se construyeron los últimos inmuebles art noveau, que caracterizaron al Porfiriato. Yo, también observo la bicicleta amarrada al poste, siento el aire de la mañana, veo las hojas secas cubriendo las calles. Ahora, camino sobre Colima y de nuevo observo la arquitectura, la de la Casa Social del Centro Gallego de México A.C. en Colima 194. Una ex-mansión de tipo francés (1935-1940), que con los años fue sufriendo diferentes transformaciones de acondicionamiento. En el año 2002, la obra más grande de remodelación rescata su fachada estilo francés. Hoy es un lugar de reunión en el que mes a mes puedes encontrar distintos eventos, con el que yo me encontré fue un Bazar de diseño y gastronomía.

Es una colonia para quedarse de ver con alguien en algún restaurante, incluso en los restaurantes de los hoteles de la zona. Un día camina por alguna de sus calles, Tabasco, Orizaba, Tonalá, Querétaro, Yucatán. Empieza por tu Estado favorito, a ver qué te encuentras por ahí. Cada calle tiene algo que ofrecer. En la esquina de Insurgentes y Durango, puedes tener una probadita de helado. Si tienes ganas de teatro y comida oaxaqueña, camina un poco más hacia Colima e Insurgentes, y verás Yuban y Foro El Bicho. Si decides caminar un poco sobre Durango, hasta Jalapa, encuentras Los Tamales de la Roma, una oportunidad de saborear tamales gourmet. El de aceituna negra y queso de cabra está muy rico. Yo lo acompañé con atole de galleta.

¿Te ha pasado que algo llama tu atención y te detienes por un instante? ¿Qué fue eso que hizo que suspendieras tu trayectoria original? Cuéntame, yo también quiero detenerme a mirar lo que tu miras. Caminar por la Roma es deleitarse la mirada con la vida que la conforma. ¿No lo crees?